TESTS DE VELOCIDAD

Los tests de velocidad pueden ser unas buenas herramientas para medir el rendimiento de una conexión, sin embargo, hay que tener mucho cuidado cuando las utilicemos ya que a veces pueden darnos falsos resultados.

Para entender por qué sucede esto, primero debemos conocer cómo es la arquitectura de Internet y cómo funcionan dichos tests. De este modo sabremos cómo realizarlos correctamente.

Cuando necesite realizar un test pruebe con speedtest. Para comenzar el mismo vaya a la página pinchando en el botón que puede encontrar a continuación y cuando aparezca el mapa, pulse sobre el punto verde que esta en Sevilla y el test comenzará automáticamente.

Ir a https://testvelocidad.eu/

speedtest

¿CÓMO FUNCIONA UN TEST DE VELOCIDAD?

El funcionamiento de un test de velocidad es bastante sencillo. Por regla general se mide primero la latencia de la conexión, para hacerlo se envía al servidor un paquete con la hora y se espera a que éste lo devuelva. Cuando lo recibamos lo comparamos con la hora actual para conocer el retraso.

Para calcular la velocidad de descarga se envía un archivo al usuario y se mide la velocidad de la transferencia. Hay que tener en cuenta que cuando se inicia una transferencia existe un periodo transitorio donde la conexión se va acelerando hasta que alcanza una velocidad más o menos estable, que en teoría debería ser el máximo de nuestra línea.

FACTORES QUE PUEDEN AFECTAR A LA MEDIDA

Como todos sabemos, Internet es la unión de miles de redes. Esto hay que tenerlo en cuenta cada vez que hagamos tanto un test de velocidad como una descarga. El motivo es que mientras más lejos se encuentre de nosotros el servidor, más probabilidad habrá de que la conexión atraviese un nodo congestionado. Veamos un ejemplo:

 

Supongamos que un “usuario” quiere realizar un test de velocidad. Para hacerlo la herramienta le da a elegir entre dos servidores, uno situado en Madrid (Servidor A) y otro situado en su misma ciudad (Servidor B).

 

conexion

Nublado por el ansia por conocer la velocidad de su línea, el usuario elige el Servidor A para realizar la medida. Si suponemos que el cable “A” no está congestionado, la descarga se realizará sin problemas y el usuario verá en el test una medida correcta, aunque una latencia algo mayot. Pero, ¿que sucedería si el cable “A” estuviera saturado?. La transferencia entre Sevilla y Madrid se haría más despacio, por lo tanto el test de velocidad devolvería una medida inferior a la que debería

 

Para evitar esto, debemos elegir un servidor que se encuentra lo más próximo posible a nosotros, de modo que los datos tengan que atravesar el menor número de “cables” posible.

¿CÓMO REALIZAMOS UNA BUENA MEDIDA DE NUESTRA CONEXIÓN?

Lo primero que debemos hacer es apagar todos los equipos de nuestra red salvo aquel en el que vayamos a hacer el test. Conectamos el equipo mediante cable ya que, los enlaces WiFi poseen una serie de factores que pueden limitar nuestro ancho de banda.

Como mencionamos, lo mejor es elegir un servicio cuyo servidor esté lo más próximo a nostros. Sin embargo, hay veces que no disponemos de ninguno cerca; en ese caso tendremos que recurrir a un método más rudimentario.

Localizar varios archivos pesados, como por ejemplo distribuciones de Linux y poner a descargar varias en paralelo. Cuando veamos que las velocidades de cada descarga más o menos se estabilizan sumamos las velocidades de todas, si no lo hace ya nuestro gestor de descargas.

Descargar